la fiebre del oro paga a los mineros